zapatosortopedicos.es.

zapatosortopedicos.es.

¿Por qué los zapatos planos pueden ser dolorosos para los pies con problemas de arco?

¿Por qué los zapatos planos pueden ser dolorosos para los pies con problemas de arco?

El arco del pie es la curvatura natural que se encuentra en la planta del pie y que ayuda a soportar el peso del cuerpo y a amortiguar los impactos al caminar o correr. Sin embargo, cuando hay problemas en el arco, puede haber dolor, incomodidad e incluso lesiones en los pies y en otras partes del cuerpo, como la espalda baja y las rodillas. En este sentido, es importante elegir el calzado adecuado que proporcione el soporte y la amortiguación necesarios para los pies con problemas de arco. En este artículo analizaremos por qué los zapatos planos pueden ser dolorosos para los pies con problemas de arco y cómo elegir el mejor calzado para estos casos.

¿Qué son los zapatos planos?

Antes de analizar por qué los zapatos planos pueden ser dolorosos para los pies con problemas de arco, debemos conocer qué son exactamente los zapatos planos. Los zapatos planos son aquellos que no tienen tacón o cuya altura es menor a 2,5 cm. Estos zapatos son populares por su comodidad y versatilidad, ya que pueden usarse en diferentes situaciones y con diferentes prendas. Sin embargo, su falta de soporte en el arco puede hacerlos inadecuados para personas con pies planos, pies cavos o arcos caídos.

¿Por qué los zapatos planos pueden ser dolorosos para los pies con problemas de arco?

Los zapatos planos no proporcionan soporte en el arco, lo que significa que el peso del cuerpo no se distribuye adecuadamente en los pies al caminar. En lugar de eso, todo el peso se concentra en la parte anterior del pie, lo que puede causar dolor en la bola del pie, en los dedos y en los talones. Además, los zapatos planos no tienen almohadillas de amortiguación que ayuden a absorber los impactos cuando caminamos o corremos, lo que aumenta la presión en los pies y las articulaciones. Este exceso de presión puede provocar lesiones en los tendones, en los ligamentos y en los músculos del pie.

Otro problema de los zapatos planos es que no promueven una buena postura al caminar o estar de pie. Al no tener soporte en el arco, los pies se aplastan y se doblan con cada paso, lo que hace que las piernas y la espalda trabajen más para mantener el equilibrio. Esto puede provocar dolor en la espalda baja, en las rodillas y en las caderas, además de cansancio y fatiga en las piernas.

¿Cómo elegir el mejor calzado para pies con problemas de arco?

Para elegir el mejor calzado para pies con problemas de arco es conveniente tener en cuenta ciertos aspectos como la forma del pie, la actividad que se va a realizar, la comodidad y la durabilidad del zapato. En general, los siguientes son algunos consejos para elegir el calzado adecuado:

- Soporte en el arco. Es importante elegir zapatos que tengan soporte en el arco y que estabilicen el pie al caminar. En general, los zapatos con arcos rígidos o semirrígidos son los más recomendados para pies con problemas de arco, ya que proporcionan una base sólida para el pie y evitan que se doble demasiado al caminar.

- Amortiguación. Los zapatos deben tener almohadillas de amortiguación que ayuden a absorber los impactos al caminar o correr. Esto reduce la presión en los pies y las articulaciones y ayuda a prevenir lesiones.

- Buen ajuste. El zapato debe ajustarse bien al pie sin estar demasiado apretado ni demasiado suelto. Es importante probarse varios tamaños y elegir el que mejor se adapte al pie.

- Buen material. El material del zapato debe ser transpirable y duradero para evitar la acumulación de humedad y mantener el zapato en buen estado durante mucho tiempo.

- Actividad. Es importante elegir el calzado adecuado para la actividad que se va a realizar. Por ejemplo, si se va a correr, es recomendable usar zapatillas de running que estén diseñadas específicamente para este deporte.

En resumen, los zapatos planos pueden ser dolorosos para los pies con problemas de arco debido a su falta de soporte en el arco y de amortiguación. Es importante elegir el calzado adecuado para cada tipo de pie y actividad, con soporte en el arco, almohadillas de amortiguación, buen ajuste y buen material. De esta manera, se puede prevenir el dolor, las lesiones y la fatiga en los pies y en otras partes del cuerpo.